del Capítulo 6 del libro de la emperatriz

 

Secretos de la menstruacion

 

esencia de la sangre

esencia de la sangre

 

La emperatriz sabe que el tiempo de la menstruación es un tiempo mágico.

 

 

 

 

Ella puede ver las oportunidades que se presentan si ella misma se vuelve más impermeable y sensible, pudiendo sentir más y con más claridad lo que ocurre a su alrededor. También puede sentir con más claridad lo que los demás quieren realmente de ella, pudiendo captar con más facilidad las imprecisiones y las mentiras durante este tiempo, contando con un sentido más agudo para detectar las falsedades.

Durante este tiempo la emperatriz sabe mejor que en cualquier otro momento lo que es realmente bueno para ella.

 

Una mujer que menstrúa es más receptiva a influencias exteriores, tanto buenas como malas.

 

proteccion espiritual

proteccion espiritual

Es por esto que durante este período debe decidir con más exactitud de qué personas se rodea y cuáles no. La emperatriz sabe que si no tiene cuidado de ello puede resultar herida fácilmente. También sabe que es el momento de escuchar su propia voz atentamente.

 

 

El momento de la menstruación también es el momento cuando se descubren las debilidades de otras personas, cuando se les echa un vistazo al fondo de su alma y, quizás intuitivamente se encuentre un modo de atraer adversarias hacia nosotras mismas, o bien de hacerlas a un lado. Las artistas imperiales saben sobre esto y usan la inspiración de este período.

 

La emperatriz suelta las cosas, ella sabe que todo debe fluir.

Si se encuentra obligada a mantener contacto con personas con quienes se siente a disgusto o le son desagradables, usa su permeabilidad para dejar ir las influencias malas o desagradables enseguida. Para esto es necesario un flujo menstrual fuerte y de fluir libre, para lo cual puede beber el té de flujo rojo cinabrio. Cuando el flujo es muy intenso y la emperatriz siente que con él se va también toda su fuerza, entonces puede practicar el sellado de Yin (véase cáp. 4 del libro de la emperatriz).